2/3/2013

Aparece (y desaparece) Vapor

Tras la aparición del libro me impuse a mí mismo no hablar del misterioso personaje Vapor en las entrevistas. Es una de las claves del sentido del libro, aunque ni mucho menos la principal. Pero parece que el hecho de que el cómic vaya titulado con su nombre ha despistado a algunos lectores y críticos y los ha conducido a malinterpretar la esencia del extraño personaje y su función en la historia.
Bueno, este blog trata de la mecánica creativa del libro, no del significado del mismo. No estoy aquí para destripar el sentido de la historia. Pienso que una de las virtudes del libro es precisamente la de dejar mucho espacio al lector para la interpretación. Para mí, como autor, es un logro que no había conseguido antes, y no voy a cargármelo aquí. Pero he oído y leído ciertas interpretaciones del personaje Vapor que me alarman porque desvirtúan demasiado el sentido general del libro, así que voy a dar una pista: Vapor es Kurtz. Aquellos que hayáis leído "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad, sabréis a qué me refiero. Los que no, corred a leerlo: es uno de los mejores relatos jamás escritos.

Por supuesto, también me he negado a contestar a otra pregunta sorprendentemente frecuente: ¿Qué decide hacer Nick al final? Bueno, es que yo no lo sé, yo he terminado mi relato ahí y la respuesta le toca imaginarla a cada lector.

Desde el punto de vista técnico, poco que decir sobre este capítulo. Tuve que ser muy, muy cuidadoso con los diálogos del personaje Vapor para mantener la ambigüedad y el misterio que lo rodea. Los escribí y reescribí y taché y retoqué un montón de veces hasta dejarlos en lo mínimo esencial. El aspecto visual básico del personaje ya lo tenía decidido prácticamente al inicio del proyecto, así que solo tuve que aplicarme a encontrar una textura gráfica adecuada para su estado gaseoso y jugar con sus cambios de tamaño y forma. Me gusta especialmente la primera viñeta de la página 107, cuando Vapor se gira y empieza a desvanecerse. Tenía muy presente un cuadro atribuido a Goya, "El coloso", mientras la imaginaba.








4 comentarios:

  1. En verdad, todo lo que concierne al personaje de Vapor esta envuelto en un halo profundamente misterioso,por un lado muy entroncado en cierto modo con todos y cada uno de los personajes que a su vez pululan por el libro, pero conformado por algo, en gran medida superior filosóficamente hablando un súmmum; que forma parte del todo y de la nada a la par,un ying yang, un cumulo de estados materiales o no y sensaciones, que alguna vez fue un mortal, que mutó en algo imperecedero e ilimitado.
    No se si después de esta ráfaga verborréica, interpretación por otro lado, muy personal, habré dado algo en el clavo.O por contra habré meado contra el viento.Pero ciertamente y sin duda, esa viñeta me trajo a la memoria el cuadro ese de Goya que citas(al menos en esto si coincidí sin saberlo, con tu idea preconcebida)donde la enorme figura de un gigante desaparece alejándose entre brumas y montes, mientras deja atrás un éxodo masivo de gentes y bestias desperdigadas presas del pánico, como una interpretación metafórica de la guerra y sus desaguisados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo expresas muy bien, Fan: "que alguna vez fue un mortal, que mutó en algo imperecedero e ilimitado." Y no necesariamente deseable, añado yo. La liberación de las ataduras físicas de lo humano no conduce necesariamente a lo divino.

      Eliminar
  2. Hola Max:
    No hay mayor placer que poder disfrutar de una nueva obra tuya. Compré "Vapor" en la FNAC de Sevilla, donde tuve oportunidad de ver originales de tu libro (una lastima grande que no lo hayas presentado personalmente aquí). Aunque nos conocemos personalmente (gracias a una maravillosa charla que distes aquí sobre mitología: conservo como oro en paño tus "Órficas") leerte es como retomar una calida conversación donde me descubres pensamientos, paisajes, emociones nuevas.
    Y además este blog es un nexo de unión publico-autor fascinante, desmontando tu proceso de creación y compartiendo claves muy interesantes del libro. Y como se ha hablado de influencias, no me resisto a aportar una: tu trazo tan limpio, esquemático pero poderoso... eres el Benejam del siglo XXI !! Jajaja, espero no haber metido la pata.
    Muchas gracias por hacerme tan feliz!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, desde luego que Benejam es uno de mis autores favoritos de aquel añorado TBO. Gracias por tus elogios, me alegra mucho saber que este blog interesa a los lectores, para mí está siendo también todo un ejercicio de auto-análisis. Un abrazo!

      Eliminar