19 oct. 2012

Listas, esquemas, diálogos

Me encanta hacer listas. Empecé a trabajar seriamente en el guión haciendo listas de los posibles personajes secundarios. Necesitaba perfilarlos para saber el alcance real de la historia. Ésta de aquí creo que fue la primera lista, una idea muy rara que tuve de que todos los personajes fueran femeninos, y que enseguida descarté.



Seguí barajando personajes hasta que los limité al gato, la urraca, el leñador, la sombra, la esclava, los bandidos y el náufrago. Lo siguiente fue hacer un esquema provisional de la estructura del libro. Decidí que habría un capítulo por personaje, más el desfile de la Reina y un último capítulo para el encuentro con Vapor. Eso me daba un total de 9 capítulos.
A continuación me puse a escribir diálogos como un loco: las conversaciones entre Nick y cada uno de los personajes, para comprobar lo que daban de sí en cuanto a temática y extensión. Iba apuntando todo lo que se me pasaba por la cabeza, con frecuencia de manera bastante desordenada.




Me salieron diálogos bastante prometedores con el gato, la urraca, el leñador, la sombra y Vapor. No así con los otros personajes, y me pregunté si realmente tendrían alguna función que cumplir en la historia. Pero puesto que tenía buen material al menos para los cuatro primeros capítulos, decidí empezar ya, con la esperanza de que a medida que avanzara en la historia se me irían aclarando las ideas.
Ahí empecé también a hacerme una idea de la extensión de cada capítulo: los diálogos daban, en general y a ojo de buen cubero, para unas 8 páginas. Pero también se me ocurrió que los encuentros con cada personaje debían verse espaciados por las propias reflexiones de Nick en soledad. Así que decidí que entre capítulo y capítulo debía haber otro más corto que hiciera de separación, y que eso le daría un ritmo más ágil a la historia.

4 comentarios:

  1. Ostras¡¡ que minuciosidad¡¡, eres un perfecionista, se nota y tus fans te lo agradecemos,no lo dudes.

    ResponderEliminar
  2. Si parece que al principio hubiera una cierta fluidez en las ideas. Tenías claro el personaje del anacoreta y varios asociados a las situaciones que surgieran al interactuar con éste e incluso el esquema general del libro. Estoy tan fascinado por lo que cuentas...me recuerda al libro de "Hergé y los bigotudos". Pocos artistas destripan su obra, la parte gráfica tal vez...pero no el resto, donde está la molla...Es buenísimo todo esto.

    ResponderEliminar
  3. Joder, Francesc. Este blog es un regalazo. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, lo que intento destripar es cómo lo hice, pero no voy a destripar el sentido (o las capas de sentido) del libro. Eso le tocará a cada lector, y no me gustaría entorpecer ese disfrute.

    ResponderEliminar